¿Por qué se equivocan las encuestas presidenciales?

5 Vistas,

En las recientes elecciones presidenciales de Argentina y Uruguay se presentó un fenómeno que ha venido apareciendo cada vez más en materia electoral en América Latina: los resultados que arrojaban las encuestas y sondeos de opinión no se acercaron a la realidad de los escrutinios finales de los comicios.

En Argentina, parte de las encuestas indicaban que el presidente saliente Mauricio Macri podría remontar la difícil cuesta que lo separaba de su contendor, el hoy electo presidente Alberto Fernández, y generar así una segunda vuelta en los comicios presidenciales. Otros sondeos indicaban que Fernández iba a ganar con un margen amplio de diferencia de 25% sobre Macri. En ambos casos los sondeos terminaron equivocándose, pues si bien Macri logró remontar durante los últimos días, esto no fue suficiente para seguir adelante con una nueva ronda electoral, pues Fernández terminó ganándole por un margen de 16%, mucho menor al que le llegaron a estimar.

En el país vecino, Uruguay, las encuestas le daban a Luis Lacalle Pou, candidato de la coalición de centroderecha, una ventaja de más de 8% sobre su rival Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio, a solo escasos días de la segunda vuelta presidencial. Pero ese porcentaje se desvaneció el día de las elecciones y los resultados estuvieron tan cerrados, que la Corte electoral de ese país tardó 4 días en revisar los votos y pronunciarse a favor de Lacalle Pou como nuevo presidente de los uruguayos.

Pero qué hace entonces que las encuestas, que son consideradas el método más generalizado para intentar arrojar algo de luz sobre las preferencias del electorado, terminen fallando y se alejen de los resultados finales con “errores” que llegan a levantar suspicacias en sobre la intencionalidad e imparcialidad de las empresas encuestadoras.

Para quienes estudian el comportamiento de los sondeos de opinión electoral, muchos de los errores en los resultados de las encuestas solo reiteran que algo no funciona del todo bien en las metodologías que se están utilizando y en los fines de las mismas.

Tendencia al error

Si se compara los resultados en la mayoría de las contiendas electorales de América Latina de los últimos años con los pronósticos mostrados por las principales empresas encuestadoras de la región, el resultado es una reiterada tendencia al error.

Pero los fallos ya no son márgenes de 1 a 3 % que son los que suelen preverse como normales en este campo de investigación, sino que al contrario han sido equivocaciones que incluso han llegado a 20 y 30 puntos de diferencia.

Expertos consideran que muchas veces encuestas que solo incluyen 1,200 o 1,500 personas, no son suficientemente exactas para predecir una elección de voto voluntario, que también cuenta con un determinado nivel de abstención.

Inclusive se puede estar dejando de lado el perfil del votante probable, que consiste en un filtro que se le aplica a toda la población en edad de votar de acuerdo con la intención de voto. Ese filtro de votante probable es el resultado de una investigación científica que requiere de la aplicación de diferentes encuestas y testeos, que al parecer no se estarían realizando.

También se encuentra el voto sorpresa que es un fenómeno creciente no sólo en América Latina, sino también en otras regiones del mundo. En este grupo está incluido el llamado voto castigo contra el gobierno de turno, que puede estar oculto y termina siendo notable en aquellos sectores socioeconómicos a los que las encuestadoras tienen más dificultades para llegar cuando salen a realizar cualquier estudio de campo.

Otro punto a resaltar es que el riesgo del error de las muestras se reduce si la encuesta se realiza de forma presencial, pero el costo de este tipo de sondeos es alto y a veces no es tomado en consideración.

Por todo ello, la dispersión del electorado, las dificultades y carencias metodológicas, el dinero invertido para realizar los estudios, los intereses políticos que puede haber ocultos, y las decisiones de último momento que podrían esconder algunos electores, son factores clave para tener en cuenta a la hora de leer las encuestas presidenciales y sus posibles errores.

David Rodríguez Andara

Inversores de Argentina en espera tras victoria de Alberto Fernández

Los inversores de Argentina están atentos a los próximos pasos del presidente electo, Alberto Fernández, después de que los resultados de las elecciones presidenciales del domingo fueran más ajustados de lo previsto.

  superando el umbral de los 45 puntos necesarios para ganar sin necesidad de una segunda vuelta. Pero la gran sorpresa de la noche fue que el actual presidente, Mauricio Macri, redujo el margen de victoria de Fernández a siete puntos desde los 16 puntos en las primarias de agosto.

Analistas e inversores ahora están atentos a dos elementos clave. En primer lugar, la composición final del Congreso y cómo esta podría afectar la legislación clave en el futuro, incluida una reestructuración de la deuda. En segundo lugar, estarán atentos a cualquier detalle que Fernández ofrezca sobre su plan económico.

En un discurso el domingo por la noche, Fernández hizo un llamamiento a todos los argentinos para reconstruir el país. Junto a él, su vicepresidenta y ex gobernante, Cristina Fernández de Kirchner, pidió a Macri que tomara las medidas necesarias para abordar los problemas financieros de Argentina. Los discursos no aportaron claridad sobre la composición del nuevo equipo económico. Tampoco hubo declaraciones para los titulares de bonos o el Fondo Monetario Internacional.

“Necesitamos un equipo de transición y un plan económico o esto se pone feo”, dijo Siobhan Morden, jefa de estrategia de renta fija de América Latina en Nueva York de Amherst Pierpont. “Cuanto antes mejor”.

Tsutomu Soma, director general de soluciones de negocios de renta fija en SBI Securities:

La victoria de Fernández ya está contabilizada en los activos argentinos, incluida la preocupación por un empeoramiento de la condición fiscal del país.

La cantidad de activos argentinos propiedad de inversores extranjeros ya debería ser bastante limitada.

Aquellos con alguna exposición restante probablemente habían acumulado posiciones cortas, lo que contribuye a limitar más los riesgos de las elecciones.

Jean-Charles Sambor, subdirector de renta fija de mercados emergentes de Londres en BNP Paribas Asset Management:

Es “cautelosamente optimista” sobre los bonos argentinos después de la victoria de Fernández

“Ya se ha descontado una gran cantidad de negatividad. Creemos que podríamos estar un poco por debajo del valor de recuperación”

Entre los valores argentinos, la compañía ve más valor en la deuda denominada en euros y el bono a cien años.

Es probable que Fernández intente reestructurar la deuda inicialmente de manera favorable al mercado; pero, si la retórica se intensifica y un plan de reestructuración favorable al mercado se vuelve improbable, esto podría ser muy negativo.

Ezequiel Zambaglione, responsable de estrategia de la corredora Balanz Capital en Buenos Aires:

Habrá que mirar los números y ver la composición del Congreso, especialmente en la Cámara Baja.

Alberto Bernal, estratega jefe del bróker XP Investments:

La diferencia fue ajustada por lo que Fernández tendrá que ser un poco humilde sobre la victoria.

La victoria de Fernández estaba incluida en el precio, pero no esta diferencia ajustada.

Los resultados muestran que alrededor del 44% de Argentina está votando a favor de la ortodoxia económica, y quiere hacer lo correcto en términos de ajustes reales. El sector populista no fue abrumador y parece que la mayoría del mercado estaba convencido de que iba a ser abrumador.

Jimena Blanco, directora de análisis político de la consultora Verisk Maplecroft en Buenos Aires:

No espera una volatilidad masiva: los mercados están esperando a ver a quién nombra Fernández para su gabinete y a su plan económico.

En todo caso, este mayor equilibrio podría tener un impacto positivo para los que quieren comprar activos argentinos.

La consecuencia es que la coalición de Macri moderará cualquier reestructuración llevada al Congreso, y también será difícil, si no imposible, deshacer muchas de las reformas de Macri.

Siobhan Morden, directora de estrategia de renta fija para América Latina de Amherst Pierpont Securities en Nueva York:

Aunque Fernández no asumirá el cargo hasta el 10 de diciembre, “no hay luna de miel”, y se espera que presente un plan económico y nombramientos de gabinete rápidamente.

La única solución para Argentina es la disciplina fiscal basada en la reforma. Los votantes esperan una gestión responsable.

Bloomberg

Elecciones de Uruguay se encaminan a segunda vuelta

31 Vistas,

Las elecciones presidenciales de Uruguay irán a una segunda vuelta el próximo mes después de que ninguno de los candidatos alcanzase el umbral de más del 50% necesario para lograr una victoria en una primera ronda.

Daniel Martínez, el candidato a la presidencia del partido gobernante Frente Amplio, se enfrentará al ex senador Luis Lacalle Pou en una segunda ronda el 24 de noviembre. Martínez, ex gobernador de Montevideo, de 62 años de edad, logró el 36% de los votos frente al 30% de Lacalle Pou, del Partido Nacional de centro derecha, según los datos del 55% de las mesas electorales informados por el Tribunal Electoral.

Los resultados preliminares sugieren que el Frente Amplio, de izquierdas, perderá su mayoría en el Senado y la Cámara Baja, según Ignacio Zuasnábar, director de la encuestadora de Equipos Consultores.

En referencia a la segunda vuelta, Martínez dijo a sus seguidores que el pueblo uruguayo era un pueblo inteligente que votaría por aquellos que ofrecen propuestas y certezas concretas y no un cheque en blanco para las políticas de austeridad.

El Frente Amplio ha controlado la presidencia y el Congreso desde 2005 gracias a un auge de las materias primas que duró diez años y que financió un gran gasto en programas sociales, pensiones y una gran expansión en las nóminas del Gobierno. Sin embargo, el crecimiento se ha desacelerado a solo el 1,6% al año desde que el presidente, Tabaré Vázquez, comenzó su segundo mandato de cinco años en 2015, mientras que las políticas de redistribución de ingresos de su partido han provocado déficits insostenibles.

Desde ahora hasta la segunda vuelta, Lacalle Pou, hijo de un ex presidente, se enfrenta al desafío de cumplir su promesa de crear un gobierno de coalición multicolor con otros partidos de oposición que van desde el centro-izquierda a la extrema derecha.

Los candidatos al tercer y cuarto lugar prometieron su apoyo el domingo por la noche. Ernesto Talvi, del Partido Colorado de centroderecha, logró el 12,9% de los votos, y el ex general del Ejército Guido Manini Ríos, del partido derechista Cabildo Abierto, obtuvo el 11%.

Parece que Uruguay podría girar hacia la derecha política mientras que al otro lado del río, en Argentina, la izquierda vuelve al poder después de que Alberto Fernández derrotase al titular Mauricio Macri con el 48% de los votos frente al 40% el domingo por la noche en medio de una crisis económica cada vez más profunda.

El ganador de la segunda vuelta del 24 de noviembre comenzará su mandato de cinco años el 1 de marzo de 2020.

Bloomberg

Elecciones presidenciales podrían cambiar el futuro de Argentina y Uruguay

45 Vistas,

Mientras las protestas y disturbios afectan a varios países de Suramérica, en Argentina y Uruguay el clima político es otro. Este domingo 27 de octubre, ambas naciones sureñas celebrarán elecciones presidenciales, cuyos resultados finales pudiesen girar el rumbo de sus destinos actuales.

En Argentina, el presidente Mauricio Macri se enfrenta en segunda vuelta a su contendor Alberto Fernández, un peronista que ya le venció en las elecciones primarias celebradas el 11 de agosto, y que cuenta con todo el respaldo de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, hoy su compañera de fórmula como candidata a la vicepresidencia.

Aunque las encuestas favorecen a Fernández como virtual ganador de estos comicios, Macri no se ha dado por vencido y ha centrado sus esfuerzos en zonas del país donde mantiene ventaja frente al candidato del Kirchnerismo. La campaña del actual mandatario ha apuntado a defender su gestión en la Casa Rosada y a venderle la idea a sus seguidores de la posibilidad de una segunda vuelta para el mes de noviembre.

El discurso del aún mandatario se ha enfocado en motivar a los argentinos a que acudan en masa a las urnas electorales, a tener las elecciones más concurridas en la historia democrática de la nación para evitar que “Argentina caiga en el pasado”. Reiteró en un multitudinario cierre de campaña, celebrado en la ciudad de Córdoba, que “las dificultades” que se viven hoy día no los hagan dudar a la hora de ejercer su voto.

Por su parte, el candidato Alberto Fernández cerró su campaña en Mar de Plata, al lado de su compañera electoral. Su discurso en esta campaña giró en torno a la promesa de ponerle fin a las políticas neoliberales que puso en marcha Macri y que, a su juicio, han sido las causantes de la actual crisis económica que vive el país.

Si los resultados de los comicios presidenciales de este domingo se mantienen parecidos a los de las elecciones primarias de agosto, el Kirchnerismo volvería al gobierno sin ninguna dificultad. En caso de que se dé una segunda vuelta en noviembre, la situación sería distinta pues el más favorecido sería Macri y la lucha final podría estar muy cerrada para el próximo round electoral.

Por los momentos, los mercados internacionales y Wall Street están a la espera de este desenlace final, para saber cómo van a relacionarse con el nuevo gobierno que manejará el futuro de los argentinos por los próximos años.

¿El regreso de la derecha?

Luego de 15 años de gobiernos de izquierda, los uruguayos acuden también este domingo a los centros electorales para decidir quién será su nuevo presidente.

La reñida contienda en Uruguay la encabezan esta vez cuatro candidatos apoyados por diferentes agrupaciones políticas: Daniel Martínez (Frente Amplio, actualmente en el gobierno); Luis Lacalle Pou (Partido Nacional); Ernesto Talvi (Partido Colorado); y Guido Manini Ríos (Cabildo Abierto).

De estos cuatro candidatos, los dos primeros son los que más opción tienen a acceder a una segunda vuelta que ya la mayoría del país espera, pues resulta casi improbable que el Frente Amplio gané las elecciones en una sola tanda.

Según las encuestas locales sobre intención de voto, publicadas en la semana previa a las elecciones, el Frente Amplio obtendría entre el 41% y 33% de los votos, el Partido Nacional del 27% al 22%, el Partido Colorado del 16% al 10% y Cabildo Abierto del 12% al 10%.

Expertos políticos indican que Martínez debe obtener más de 40% de los votos en la primera vuelta, si desea ir tranquilo al balotaje donde no obtendría el respaldo de los otros partidos.

Situación distinta se le presenta a Lacalle que, en la segunda vuelta , se convertiría automáticamente en el candidato de una coalición de derecha que sume los apoyos del Partido Colorado, como ha sucedido en el pasado, y de Cabildo Abierto.

De esta manera, se ampliarían las opciones de la derecha de regresar a la presidencia en Uruguay y poner punto final a decada y media de gobiernos de izquierda.

David Rodríguez Andara

Triunfo de última hora de Evo Morales despierta dudas en el mundo

27 Vistas,

Evo Morales está cerca de asegurar un cuarto mandato a la presidencia de Bolivia después de unas elecciones en las que las actualizaciones sobre el recuento de votos fueron suspendidas misteriosamente durante 24 horas, lo que provocó disturbios violentos y acusaciones de fraude.

Según los resultados parciales, Morales logró el 46% de los votos frente al 37% de su oponente Carlos Mesa, con el 96% de las papeletas escrutadas de la votación del 20 de octubre. Esto después de un período de 24 horas, punto en el que la autoridad electoral dejó de actualizar los resultados después de revelar el domingo en la noche una diferencia de solo siete puntos porcentuales entre ambos candidatos con un 84% de los votos escrutados.

Si Morales gana por más de 10 puntos, evita la necesidad de una segunda vuelta, lo que podría no lograr contra una oposición unida.

Al congelar la actualización de los votos se avivó la tensión tras una campaña ya polarizada. Los medios nacionales mostraron imágenes de las oficinas del Gobierno en llamas, mientras la oposición y los partidarios de Morales se enfrentaban en las calles. Mesa dijo que la autoridad electoral es un instrumento servil del Gobierno y multitudes de seguidores respondieron a su llamado a la movilización.

La Organización de los Estados Americanos (OEA), que monitorea las elecciones, solicitó al organismo electoral que explicara por qué detuvo la transmisión de resultados preliminares y dijo que el análisis de la votación del domingo “claramente” mostraba que las elecciones se irían a una segunda vuelta.

“Veinticuatro horas después, la autoridad divulgó datos con un cambio de tendencia inexplicable, que modifica drásticamente el resultado de las elecciones y genera pérdida de confianza en el proceso electoral”, dijo Manuel González, jefe de la misión de la OEA que monitorea las elecciones, a periodistas el lunes por la noche. La misión trabajará en un informe con recomendaciones “previas a una segunda vuelta”, dijo González.

Los disturbios en Bolivia se producen después de cuatro días de enfrentamientos en Chile, el país vecino, por la subida de los precios del metro, y de más de una semana de violencia en Ecuador a principios de mes después de que el Gobierno aumentara los precios del combustible.

“El gobierno, con su decisión de burlar de nuevo la voluntad del pueblo, es el único responsable de la violencia que amenaza a Bolivia”, dijo en Twitter Mesa, antiguo presidente que estuvo en el poder poco más de un año a inicios del siglo.

La presidencia no respondió a un correo electrónico en el que se solicitaban comentarios.

Los bonos del Gobierno boliviano con vencimiento en 2028 cayeron 2,6 centavos a 93,6 centavos por dólar, lo más bajo desde mayo.

Morales ha gobernado durante más de una década de crecimiento y de caída de la pobreza, pero esta elección ha sido la más reñida hasta la fecha. Su respeto por la democracia fue cuestionado después de que ignoró el resultado de un referéndum de 2016, que habría restringido los límites del mandato presidencial.

En una elección de 2017 en Honduras, el recuento de votos se estancó cuando el candidato opositor, Salvador Nasralla, logró una ventaja de cinco puntos porcentuales frente al presidente, Juan Orlando Hernández. Cuando el recuento se reanudó días después, el liderazgo de Nasralla se había reducido y Hernández finalmente tomó la delantera, ganando las elecciones y provocando denuncias de fraude.

Bloomberg 

¿Necesitas Ayuda?

Llamanos a + 57 (4) 4480095
O escribe a info@grupomercadeo.com

Comencemos a trabajar, dinos tu proximo proyecto para cotizar y acompañar