• Inicio
  • Blog
  • Noticias
  • María Salas avanza en la industria nupcial española tras veinte años en el sector

María Salas avanza en la industria nupcial española tras veinte años en el sector

La industria nupcial constituye uno de los ejes más relevantes de la moda española, atendiendo que los vestidos de novia representan el 7,7% del valor sobre el conjunto del sector textil, según un estudio realizado por Novias Millenials y Generación Z bajo el encargo de Valmon Barcelona Bridal Fashion Week. En este amplio mercado compite el negocio de María Salas, una pequeña empresa que empezó a diseñar vestidos de novia hace más de veinte años.

María Salas inició su carrera profesional a los 20 años diseñando vestidos de novia y fiesta en la tienda que su madre abrió en 1998. Veinte años más tarde, esta empresaria regenta el negocio familiar y ha cerrado el ejercicio de 2018 con una facturación de 400.000 euros.

Una cifra que en 2019 estima aumentar hasta los 450.000 euros y, de cara a 2020, quiere que ascienda hasta 500.000 euros.

Hija de costurera, creció en el taller donde trabajaban su madre, tía y abuela y cuando tenía seis años empezó a dibujar para las clientas de la tienda los bocetos de los vestidos que su madre preparaba para ellas.

Tras diecisiete años confeccionando vestidos a medidas de otras marcas, María Salas decidió crear una colección propia cuya horquilla de precios varía entre 1.500 euros y 2.500 euros, un precio que la diseñadora cataloga como “muy competitivo” en un mercado donde “las empresas que diseñan con nuestros mismos estándares de calidad tienen precios que no bajan de los 5.000 euros”.

En 2016, María Salas presentó su primera colección y ahora última la presentación de la quinta, que llegará en 2020. Cuatro años después de lanzar sus primeros diseños a medida, María Salas distribuye sus vestidos de novia a través de su tienda propia, ubicada en el número 17 de la avenida de Honorio Lozano, en el municipio madrileño de Collado Villalba, y a través de los más de cuarenta puestos multimarca, tanto dentro como fuera de España.

La empresa vendió un total de 900 vestidos de novia en 2018 y concentra el grueso de su negocio en el canal multimarca. Sin embargo, su única tienda física vendió el pasado año 400 vestidos. Los 500 vestidos restantes los comercializó a través de los cuarenta puestos multimarca que tiene en España (Galicia, Euskadi, Cataluña, Extremadura, Murcia, Comunidad Valenciana, Andalucía, Canarias y Madrid), y también en el extranjero: María Salas está presente en Alemania, Italia, Grecia, Finlandia y México.

Además de vestidos de novia, María Salas también diseña vestidos de fiesta. “Vendemos por igual porque por cada novia vendemos uno de fiesta a la persona que le acompaña, aunque el ingreso es mayor con la venta de vestidos de novia porque estos son más caros”, explica.

María Salas defiende que el mejor traje de novia no es el blanco sino el que “reúne las mejores características y está fabricado con materiales que no están presentes en todos los talleres”. Sus vestidos se confeccionan en el taller que tiene en el interior de la tienda de Madrid.

De cara a 2020, María Salas quiere que su empresa fomente el crecimiento de la industria textil en España: “parte del espíritu de la empresa es implicarse en la producción de vestidos de novia”, concluye la empresaria.

Comentarios (2.882)