La moda, contra el ‘estigma’ del ladrillo

“Los bancos ven hoy al sector de la moda como veían al sector inmobiliario hace ocho años”. Con esta frase resumió ayer Diego de Salvador, director financiero de El Ganso, la imagen que tienen hoy las empresas de moda a ojos del sector financiero. Ventas a la baja, rentabilidades cada vez más ajustadas y cierres sonados de algunos de los operadores del sector están detrás de esta percepción (para muchos, exagerada) de bancos y grupos de inversión, que se presenta como una nueva amenaza de para el desarrollo del negocio de la moda.

De Salvador hizo esta reflexión durante el debate organizado a raíz de la presentación del Informe Económico de la Moda en España 2018, que tuvo lugar ayer en Madrid. Los descuentos y promociones, la transformación del consumidor y la creación de identidad de marca fueron otros de los temas clave que se trataron en la tertulia, que contó con la participación de destacados directivos y empresarios de esta industria.

El Informe Económico de la Moda en España 2018 está elaborado por Modaes.es en colaboración con el Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc) y cuenta con el patrocinio de Moddo. El estudio, que realiza una estimación del peso que tiene la moda en el Producto Interior Bruto (PIB) español, recoge las principales variables macroeconómicas del sector a lo largo del último ejercicio.

“Según nuestros análisis, los datos de la moda no son positivos”, reflexionó al inicio del encuentro Eduardo Zamácola, consejero delegado de Neck&Neck y presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex). “Parece que todos los meses del año hay descuentos y promociones, esto es cavar nuestra propia tumba, adecuar la oferta y la demanda es una tarea prioritaria actualmente para el sector”, opinó el directivo.

Ángel Asensio, presidente de Moda España, se mostró de acuerdo afirmando que “la percepción de la gente es que la moda está siempre de rebajas”. El también directivo de Kiff Kiff hizo hincapié en que las fechas en las que actualmente se celebran el Black Friday y otras promociones no son las adecuadas. Por otra parte, Asensio se refirió también a que en los últimos años “la clase media se ha empobrecido, mientras se han ampliado las posibilidades de gasto”.

Hilario Alfaro, director general de Alfaro 1926, alertó de que “el consumidor ya no tiene las mismas prioridades que antes: prefiere salir a cenar o viajar, de forma que el comercio queda en un tercer o cuarto puesto”. En la misma línea, Ignacio Sierra, director general corporativo de Tendam, apuntó que “el consumidor cada vez tiene menos tiempo libre”. El directivo señaló que “el comercio y compra de moda están muy asociados al ocio y tiempo libre”, por lo que es fundamental asociar las calles comerciales con puntos de ocio.

En contraposición a las opiniones más pesimistas, Sierra y otros participantes apuntaron a los elementos de fortaleza del sector, que en cualquier caso es fuertemente cíclico, según el directivo de Tendam.

Por su parte, Roberto Heredia, cofundador de Muroexe, se mostró optimista ante la actual situación de negocio de la moda. El directivo, llegado recientemente al sector, sostuvo que posiblemente la visión negativa de otros empresarios es “consecuencia de la comparativa con años anteriores”. En cualquier caso, Heredia aseguró que “no hay ningún indicador para pensar que dentro de diez años nadie comprará moda”. “Tener una app de fintech no es algo necesario, sin embargo, todo el mundo se viste; hace diez años comprarse un coche era una prioridad para los jóvenes, ahora no está ni entre las primeras”, concluyó.

Por otro lado, Eduardo Jones, cofundador de Mr Boho, señaló la importancia de no hacer sentir al consumidor engañado respecto al valor de los productos. “Los descuentos tienen que ir acordes a la identidad de la marca y el posicionamiento”, afirmó el directivo. “No podemos cortarnos las alas; el consumidor cada vez nos elige menos, pero donde todavía nos sigue eligiendo siempre es en los regalos”, finalizó Sierra arrojando una nota positiva a la tertulia.

Siguiendo esta lectura positiva sobre el sector de la moda en España, José Cardoso, director general de Osmd, expuso que “las marcas españolas son muy pesimistas al hablar de sí mismas y la evolución del sector, aunque realmente desde fuera se ha visto una gran evolución”. “Hace treinta años no había tiendas de moda españolas en otros países, sin embargo, actualmente todas las calles importantes del mundo están llenas de las principales marcas españolas”, finalizó el directivo.

Especialización y canales

Bruno Rodríguez, socio de Deloitte, expuso que, en comparación con otras industrias, el sector español de la moda es muy heterogéneo y está formado por un conjunto de empresas muy distintas entre sí. “Sin embargo, a menudo algunas compañías diferentes entre sí cometen el error de intentar aplicar las mismas fórmulas o modelos de negocio, cuando lo que deben hacer es buscar su propia estrategia y especialización”, añadió Rodriguez.

Ricardo Fraguas, director general de Mirto, hizo alusión a que “el tamaño de las empresas es importante dependiendo del cómo y para qué”. “En el sector cada vez hay más segmentación, lo que es positivo para las compañías, que pueden especializarse en hacer algo concreto, y también para las fábricas, que se vuelven más flexibles y ágiles”, explicó el directivo.

Por otro lado, Tino Gonzalez, presidente ejecutivo de la compañía homónima, se centró en la importancia de los canales y en que “el consumidor de hoy en día ya no se conforma con que esté todo expuesto, sino que hay que invertir en hacer los establecimientos más atractivos”. “En las tiendas tienen que pasar cosas, al cliente tiene gustarle estar allí”, concluyó el directivo.

Comentarios (1.158)